Entradas recientes

¿Cómo Eliminar La Culpa De Tu Vida?

¿Cómo Eliminar La Culpa De Tu Vida?

Iniciemos esta artículo con una pequeña reflexión, la culpa es una de las emociones más inútiles. Sí, cada emoción tiene su función y aparece para indicarnos algo e incentivarnos a actuar. En este caso sobre algún “error” cometido, aprender de él y seguir adelante. Pero 

¿Sufres apego emocional?

¿Sufres apego emocional?

Identificar si tienes una dependencia emocional en tu relaciones puede resultar un poco confuso. Aunque es muy importante aprender hacerlo antes de que se convierta en un problema. Este apego emocional puede vincularse hacia la pareja, la familia, las relaciones sociales o incluso objetos materiales. 

¿Eres socialmente competente?

¿Eres socialmente competente?

A todos nos gustaría pensar que somos socialmente competentes. Pero ¿somos igualmente competentes con los niños, jóvenes, adultos o personas mayores? ¿Somos igualmente competentes con las personas del mismo sexo que con las del sexo contrario? ¿Somos igualmente competentes con los amigos que con desconocidos? Sigue leyendo y encontrarás la respuesta si eres socialmente competente.

¿Qué es la competencia social?

Ser socialmente competente es una constelación de habilidades y comportamientos que se manifiesta en situaciones concretas y varían según la situación. Esta competencia permite la integración de pensamientos, sentimientos y comportamientos para lograr relaciones sociales satisfactorias y resultados valorados como positivos en un contexto social y cultural. No muchos logran ser socialmente competentes en todas las situaciones pero resulta muy importante en múltiples de ellas como la escuela, el trabajo, la familia, la sociedad, etc. Por ejemplo, en el mundo laboral, la competencia social es una de las más demandadas. Muchas veces a los empresarios no les genera demasiado interés en saber lo que el candidato sabe, sino en lo que es capaz de hacer. Incluyendo en cómo sabe trabajar con otras personas.

El desarrollo de la competencia social y de las habilidades sociales ya tiene una larga tradición a partir de mediados de los años 80. En general, se considera que las habilidades sociales son un aspecto de la inteligencia emocional pero algunos prefieren mantener la distinción y utilizan expresiones como competencia emocional y social, competencias socio-emocionales o inteligencia social y emocional. Siendo socialmente competentes se logra una integración exitosa en el entorno social, contribuyendo con lo mejor de sí mismo para mejorar las condiciones sociales actuales.

“Saber comportarse de acuerdo al entorno en el que te encuentres, sin que ello suponga la pérdida de tu propia personalidad”. Carlos Fuente

¿Cómo ser socialmente competente?

No cabe duda que resulta de gran valor desarrollar esta competencia para un progreso positivo de la sociedad y así, obtener la capacidad para mantener buenas relaciones con los demás. Entre las características de una persona socialmente competente, está dominar actitudes pro-sociales, el respeto por los demás y emplear una comunicación asertiva y afectiva. Todas éstas son consideradas las habilidades sociales básicas. A continuación nombraré cinco aspectos que se han de poner en práctica para un buen desarrollo de dicha competencia.

Establecer y mantener relaciones sociales positivas

La primera de las habilidades sociales es saber escuchar. Es el principio de toda buena comunicación. Como decía Rafael Bisquerra, “Sin ella, difícilmente se pueda pasar a las demás: saludar, despedirse, dar las gracias, pedir un favor, manifestar agradecimiento, pedir disculpas, aguardar turno, mantener una actitud dialogante, etc. Una buena comunicación se consigue a base de la comunicación asertiva, en otras palabras tener equilibrio entre una comunicación pasiva y una agresiva. Es decir, expresar y defender tus derechos, opiniones y sentimientos, sin faltar el respeto a los demás, en sus opiniones y derechos. En este artículo puedes profundizar más sobre la comunicación asertiva. Para mantener relaciones sociales positivas no se exige grandes sacrificios, simplemente tener sentido común y un sincero deseo de cuidar al prójimo.

Evita desconocimientos perjudiciales

Probablemente hayas oído hablar de la frase “saber ser, saber estar”. Expertos en protocolo social relatan en ello en cómo adaptarse al ámbito con independencia de su edad, sexo, raza o credo entre otros. Cierto es que para cualquier encuentro social resulta de gran importancia códigos de conducta donde entender, aceptar y respetar las tradiciones/costumbres en diferentes contextos sociales, países y culturas. La primera impresión que  conseguimos hacer en los demás suele ser en los primeros 3 segundos cuando nos presentamos o saludamos saludos. Conviene por ello, estar al tanto del contexto cultural en el que nos encontramos para garantizar empezar con buen pie. Unos de los pilares fundamentales de la competencia social es hacer uso de dichos conocimientos y entender la complejidad de la sociedad cambiante. 

Contribuye de forma colaborativa al entorno y adopta comportamientos de prevención

Este punto a trabajar tiene muchos elementos en común con el altruismo. Es decir, realizar acciones en favor de otras personas, sin que lo hayan solicitado ni esperando nada a cambio. Aún nos queda mucho trabajo para mejorar las injusticias sociales, los prejuicios y sesgos inconscientes que están muy enraizados. Al mostrar tolerancia, expresar y comprender puntos de vista diferentes respetando los derechos de las personas, la igualdad de género, la diversidad e interculturalidad, conseguiremos mejorar el bienestar de toda nuestra comunidad, desde la familia hasta las escuelas y el trabajo.

También se requiere anticiparse o afrontar situaciones que requieren una solución o decisión preventiva, al igual que evaluar riesgos, barreras y recursos ante conflictos sociales y problemas interpersonales. Los conflictos muchas veces son inevitables por ello es necesario gestionar y solucionarlo de forma constructiva cuando esto sucede. Es aquí donde poseer una buena capacidad de negociación y resolución de conflictos resulta de gran importancia para resolver de forma pacifica la cuestión.

Evita comportamientos de riesgo para ti mismo y para los demás

Para ello puedes preguntarte ¿qué posibles obstáculos sociales podemos encontrar en diferentes contextos sociales? ¿Y cuales pueden ser las consecuencias del comportamiento existen para ti y para otros? Esto te ayudará a anticiparte a ellos y optar por las medidas necesarias para una buena gestión del mismo. Esto también incluye evitar ser coaccionado y poder hacer frente a la presión de grupo. Si esto ocurre es necesario posponer cualquier toma de decisión, hasta sentirse capacitado de poder generar soluciones efectivas.

Aprende a gestionar las emociones

Nuevamente, se nos hace evidente que poseer una buena inteligencia emocional nos permitirá establecer estrategias de regulación emocional colectiva  para inducir o regular las emociones en los demás. También implica compartir propias emociones, que no siempre es fácil, pero es muestra de sinceridad expresiva y reciprocidad en la relación.

Cristina J. Feltström

Foto: @akson de Unsplash

Metamomento – Ayuda para regular las emociones

Metamomento – Ayuda para regular las emociones

Cuando las emociones están a flor de piel y las estamos viviendo con alta intensidad, casi insoportable, nos gustaría tener ese botón automático que inicia la autorregulación y pasar a modo sereno. De manera ficticia, lo tenemos. Claramente no en forma de botón para pulsar 

Hoy Me Elijo a Mi y No Soy Egoísta

Hoy Me Elijo a Mi y No Soy Egoísta

¿Tener amor propio es ser egoísta? Definimos el amor propio como un estado anímico y de autoestima refiriéndonos a la relación y los sentimientos hacia nosotros mismos. Se trata de la aceptación y el respeto hacia nosotros y depende íntegramente de nuestra propia voluntad para 

¿Tu entorno te está afectando tus emociones?

¿Tu entorno te está afectando tus emociones?

Si recientemente has iniciado una dieta, ¿irías a darte un banquete en la mejor pastelería local? O si estás recuperándote de una adicción a las apuestas, ¿te pegarías unas vacaciones en Las Vegas? Lo dudo mucho. No lo creo, porque el entorno tiene un gran impacto en cómo piensas, sientes y actúas. Es por ello que resulta muy importante que crees el entorno en el que quieras verte. No sólo soñarlo, debes ir a por él y hacer lo que necesites para cambiarlo. Al menos empezando a eliminar todo aquello que no sostiene la idea principal de la vida que deseas. 

“El mundo es un lugar peligroso, no a causa sólo de los que hacen el mal sino de aquellos que no hacen nada para evitarlo” – Albert Einstein

Crea tu campo de energía positiva

Somos seres creadores, desde que nos levantamos hasta que nos volvemos a costar, estamos creando nuestra realidad basada en nuestros pensamientos y sobre lo que sentimos. Estamos constantemente expuestos. Cuando desarrollas la capacidad de identificar qué o quién resta tu campo de energía positiva puedes llegar a tener más control de como te sientes. Pero hay que practicarlo a diario, de ahí la importancia en escuchar a tus emociones para saber cómo está afectando a tu estado mental y emocional.

A parte de ser creativos, tenemos una necesidad innata, ligada a la supervivencia, de sentirnos seguros y a salvos. Eso nos hace buscar el confort emocional que va más allá de que la temperatura de un ambiente sea adecuada. Se trata de que nuestro entorno nos debe resultar familiar pero lo suficientemente estimulante para nuestro correcto desarrollo. Cuando el ambiente, ya sea en el entorno laboral o personal, es estimulante y nos sentimos bien, se minimizan los miedos y podemos asumir más riesgos. 

Personas de tu entorno que afectan a tus emociones

¿Alguna vez has tenido una conversación con alguien que finalmente haya cambiado tu estado de ánimo? Totalmente consumido en energía o bien, lo opuesto. El veneno de una persona tóxica puede producir mucho daño y lo peor de todo es que a veces no nos damos cuenta de ello. En la labor de crear un entorno emocional saludable se incluye identificar cómo son las personas con las que decides pasar tu tiempo. Se rata de rodearte de personas que te muestran su apoyo. Personas que muestran respeto y amor por quién realmente eres. Vamos, gente maja de verdad.

Muchas veces el apoyo que te ofrezca un amigo puede tener mayor fuerza que tu propia voluntad. Es muy difícil intentar crecer como persona o cambiar malos hábitos si las personas que te rodean no te apoyan. Una vez leí que resulta un 65% más probable que cumplas tu objetivo si te comprometes con alguien. ¿Quién no ha logrado mantenerse apuntado al gimnasio por más tiempo cuando ha tenido ese fiel amigo con el que asistir?

“Te mereces alguien que tema perderte” – R.H. Sin

Ojo con la información consumida

La información puede impactar muchísimo en nuestro campo de energía emocional. Los medios de comunicación, los mensajes que consumes por las redes y demás información que lees conmueve tu sentimientos y esto afecta finalmente tu visión hacia el mundo y cómo decides actuar y comportarte. Si estás de bajón y necesitas levantarte el ánimo, no veas una película trágica llena de miseria. Asegúrate que veas y lees cosas que te enriquecen y te aportan un contenido de valor. Sí, a veces es inevitable recibir noticias negativas pero hay que tratar de contrastar ese tipo de información y asegurarse que no se vuelva nociva. Algo muy nocivo también es la absorción de críticas ajenas, sobre todo si no son malamente intencionadas. Saber gestionarlas para que no resten tu energía y te desmotive. En este artículo te cuento como hacerlo. 

Finalmente, la regla de oro es que hagas lo posible en rodearse de un entorno que tiene como preferencia contribuir hacia los demás en vez de constantes quejas, donde resulte más importante dar que recibir. Estar por ayudar, en vez de que los demás estén a su servicio. Si te rodeas de luz, lo verás todo más claro.

Cristina J. Feltström

Foto: @zacharytnelson de Unsplash

Lo que necesitas saber sobre la negociación y solución de conflictos

Lo que necesitas saber sobre la negociación y solución de conflictos

No es posible evitar los conflictos. Tampoco son deseables pero gracias a ellos, tenemos oportunidades de cambiar y crecer. Podemos aceptar los conflictos como retos de la existencia humana, encauzando nuestros esfuerzos a desarrollar estrategias que permitan manejarlos de forma creativa y flexible. Siendo así, 

7 hábitos para convertirte en un docente impactante

7 hábitos para convertirte en un docente impactante

La neurociencia avala la importancia de hacer el aprendizaje una experiencia positiva y agradable. Sabemos que estados emocionales negativos como el miedo o la ansiedad dificultan el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos. La educación no puede ser igual que hace 20 años. En este 

¿Cómo mejorar tu imagen para comunicar mejor?

¿Cómo mejorar tu imagen para comunicar mejor?

Comunicar de manera exitosa puede ser un reto a superar. Aunque nos sentamos reacios a admitirlo, la imagen sigue teniendo gran importancia. De hecho, bien canalizada puede llegar a ser una herramienta muy valiosa en el ámbito laboral y social. A continuación os daré unos consejos para que seáis capaces de controlar habilidades que nos ayudan a obtener mejor imagen y “vendernos” de forma óptima.

Las herramientas necesarias para comunicar mejor

Una buena imagen es indispensable para comunicar mejor pero, ¿en qué consiste una buena imagen? La respuesta es difícil dado a su relatividad pero lo que sí está claro es que para mejorar la imagen y la comunicación, es indispensable reforzar el cuidado y uso de una serie de herramientas personales.

Habilidad social:

Entre las habilidades sociales encontramos la empatía, asertividad y la escucha activa. Estas tres habilidades son indispensables para mejorar nuestra comunicación, siendo la asertividad la mas útil en el entorno laboral. La empatía es la habilidad de ponerse en el lugar de los demás, la asertividad es ser capaces de expresar una crítica de manera constructiva y la escucha activa es ayudar al dialogador a qué construya su intervención.

Habilidad comunicativa:

Se refiere a la dicción, oratoria y vocabulario. Es decir, saber pronunciar y articular correctamente las palabras, construir los discursos de forma que sean agradables, directos e interesantes, y por último poder adaptar a las necesidades del momento y el nivel cultural del oyente. Esta habilidad bien ampliada nos pueden ayudar a “acicalar” alguna carencia. Ser conscientes de que pronunciemos bien, estructuremos bien las frases y que cuidemos nuestro vocabulario es fundamental para una buena imagen comunicativa. En cualquiera de los tres casos resulta muy importante la adaptación al oyente ya que cada mensaje debe ser diseñado pensando en quién nos escucha y el propósito que perseguimos.

Recursos culturales:

Cada entorno está marcado por las normas de cortesía y educación. Aquello depende del contexto cultural pero que por norma general está reguladas por el respeto al prójimo y la aceptación pacífica de las diferencias. Cada cultura tienes sus costumbres, por lo que conviene combinar ciertos rasgos. Por ejemplo, los saludos y presentaciones, vestuarios, costumbres en la mesa, relaciones entre los compañeros de empresa son diferentes en cada país. 

Os doy un ejemplo personal, para poneros en antecedentes, soy mitad española y mitad sueca. En España saludamos con dos besos, tanto a nuestro circulo social como cuando nos presentamos a gente nueva, claro está antes de la pandemia. Sin embargo en Suecia, nunca nos damos dos besos a la hora de saludar. A los amigos y familiares nos saludamos dándonos un abrazo y cuando nos presentamos a gente nueva, nos damos la mano. El choque cultural ocurre cuando un español va a saludar un sueco por primera vez dandole dos besos, el sueco puede sentirse sorprendido gratamente o incómodamente sobrecogido.

“Donde fueres, haz lo que vieres.” – Ambrosio de Milán

Tu imagen personal es la principal carta de presentación. 

El secreto está en lograr un equilibrio entre el estilo personal y adaptación. Dependiendo del contexto y la cultura conviene adaptarse a las necesidades del acto, siendo indiscutible la higiene y el decoro. ¿De qué nos sirve una impecable dicción y un buen vestuario si falla la higiene? Cierto es que la comunicación no verbal es un acompañamiento de la imagen y puede mejorar la que damos a nuestro oyente. Dependiendo nuevamente del acontecimiento tiene un gran peso el atuendo y la adaptación del mismo. Ya que no soy una experta en asesorar de imagen, me voy a limitar únicamente en el tema relacionado con el bienestar personal y que te hará sentirte más cómodo a la hora de comunicar.

Prendas que transpiren bien:

Ya que por ejemplo en una entrevista de trabajo, los nervios pueden provocar sudoración. No queremos que la atención de nuestro oyente se vaya a los cercos de nuestra camiseta sino en la información que estamos proporcionando.

Ropa que aumente nuestra seguridad personal:

Debemos ser fieles a nuestro estilo y no intentemos aparentar algo que no somos. Eso te ayudara a ser más feliz y estar más tranquilo a la hora de comunicar y así poder expresar mejor tu valía profesional.

La primera impresión es la que cuenta

En el marco protocolario esa impresión se consigue en la presentación y en los saludos. Cómo nos presentamos y cómo saludamos nos ayudará en “caer mejor” a las personas. Estudios dicen que tardamos menos de 3 segundos en tomar una decisión sobre si una persona nos gusta o no. Esta decisión se basará en nuestros sesgos inconscientes que serán estimulados por cómo damos la mano (ni muy suelta ni un apretón demasiado fuerte) si le miramos a los ojos a la hora de saludar y si recordamos su nombre o no. Esto se debe a que el ser humano tendemos a encasillar a las personas para saber cómo dirigirnos a ellos. Inconscientemente nuestra mente realiza ese “encasillamiento” en el primer saludo.

No obstante dependerá del contexto cultural que se ha de tener en cuenta. En occidente, cuando una persona nos da la mano y nos mira a los ojos, nos inspira confianza y seguridad en sí mismo, mientras cuando una persona baja la mirada al presentarse, nos puede transmitir inseguridad o timidez. Sin embargo, sí eres de las islas Mauricio, bajar la mirada hacia los pies del otro al saludar, es un acto de respeto. 

Cristina J. Feltström

Foto: @spiritvisionstudio de Unsplash

Escucha tus emociones para un desarrollo personal correcto

Escucha tus emociones para un desarrollo personal correcto

¿Sabías que las emociones influyen en cómo piensas y actúas? Una mala atención de las emociones puede repercutir en tu estado psíquico pero también en tu estado físico ya que están relacionadas con alteraciones en la liberación de neurotransmisores que pueden trastocar considerablemente nuestra conducta.