¿Sufres apego emocional?

¿Sufres apego emocional?

Identificar si tienes una dependencia emocional en tu relaciones puede resultar un poco confuso. Aunque es muy importante aprender hacerlo antes de que se convierta en un problema. Este apego emocional puede vincularse hacia la pareja, la familia, las relaciones sociales o incluso objetos materiales. Si tienes un apego emocional prolongado puedes llegar a dejar de lado tu manera de ser, tu gustos e intereses, incluso a otros seres queridos de tu entorno con tal de permanecer en la cercanía de dicha persona. Esto ocurre muchas veces de manera inconsciente y puede permanecer durante toda la vida.

“El apego es el mayor motivo de sufrimiento de la humanidad” – Walter Riso

¿Qué es el apego emocional? 

El apego va surgiendo a lo largo de la primera infancia y a medida que vamos creciendo dicho apego se va transformando. El apego seguro suele referir a la vinculación hacia una figura relevante empleada como base segura a la cual volver en circunstancias de malestar o miedo. Mientras que el apego inseguro se da cuando se teme que la figura de apego no estará presente para poder cubrir las necesidades en los momentos que se les requiera.

Los apegos inseguros llegados a la madurez pueden resultar en conductas de evitación o ambivalencia. Desde dificultades en confiar en los demás y por ello mantener relaciones superficiales, hasta menospreciarse por un auto-concepto dañado, generando situaciones de dependencia o co-dependencia, así como miedo al abandono. Es aquí cuando el apego emocional se convierte en un vínculo obsesivo y sustentado con la creencia de que dicho vínculo te hará felíz, te dará seguridad y/o sentido a tu vida.

El apegado y sus posibles síntomas

Unas de los principales síntomas del apego emocional es la inseguridad y la baja autoestima donde se genera miedos irracionales y desconfianza. Llegando a un alto grado de sufrimiento. El miedo a la soledad que el apegado a veces sufre puede provocar una intensa necesidad de agradar y complacer. Como sí de un altruismo sin limites se tratase. Y renunciando a las necesidades y dando lugar a la sumisión como muestra de amor.

En las relaciones de pareja, el apego emocional puede manifestarse con pensamientos obsesivos vinculados al ámbito y conductas comprobatorias como los celos y el control excesivo. El apegado puede sentir un vacío permanente que trate de llenar con su pareja de manera que le resulte difícil abstraerse de ella. Estos patrones se vuelven repetitivos a lo largo de sus relaciones. Se inician desde una imagen ideal donde no se ve sus defectos y sobrestimas las virtudes de la otra persona, queriendo preservar dicha relación. Cuando el apegado nota que se está quebrantando la relación se traduce en miedo al abandono y generando más apego. 

Consecuencias del apego emocional

El apego emocional puede llagar a tener consecuencias tanto psicológicas como sociales. Como apegado vas disminuyendo tu amor propio tras cada sumisión y sacrificio que vas realizando con tal de satisfacer a tu figura de apego. Al renunciar a tus gustos y necesidades empiezas a sentirte poco valorado e importante. Esto resulta en una baja autoestima, sentimientos de inferioridad y frustración. Las relaciones terminan siendo inestables ya que idealizabas una relación que se encuentra en un vaivén de rupturas y reconciliaciones que no permiten avanzar. Walter Riso, psicólogo y especialista en terapia cognitiva, dice que “el desapego no es desamor, sino una manera sana de relacionarse, cuyas premisas son; independencia, no posesividad y tampoco adicción.”

“El origen del sufrimiento es el apego, que crea la ilusión del ego” – Buda.

¿Cómo superarlo?

Para poder salir de un apego emocional se debe reconocer de manera sincera aquella dependencia emocional que se vuelve como un deseo insaciable. Es decir, que da igual lo que haga el otro, siempre vas a querer más, donde el nivel de tolerancia esta cada vez más alto.

Hay que trabajar el autocontrol para identificar qué cosas haces por amor o cariño pero que en realidad te perjudican. También será necesario entender que la única manera de tener un relación sana con los demás es poniendo límites. Una comunicación asertiva siempre te ayudará poder hacer caso a tus necesidades y derechos sin faltar el respeto o el cariño hacia la otra persona. Ya que el apego emocional está muy ligado a una baja autoestima, es fundamental reforzarla pasando tiempo a solas para centrarse en qué debes hacer por ti y tu crecimiento personal. Amplía tu círculo social para dar a conocer a gente nueva, esto siempre te aportará nuevas perspectivas y conocimientos, aumentando así tu desarrollo personal.

Cristina J. Feltström

Foto: @romankraft de Unsplash



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *