¿Cómo Eliminar La Culpa De Tu Vida?

¿Cómo Eliminar La Culpa De Tu Vida?

Iniciemos esta artículo con una pequeña reflexión, la culpa es una de las emociones más inútiles. Sí, cada emoción tiene su función y aparece para indicarnos algo e incentivarnos a actuar. En este caso sobre algún “error” cometido, aprender de él y seguir adelante. Pero si logramos entender el origen y él porque aparecen los sentimientos de culpa, pronto nos daríamos cuenta lo improductivo que es mantener dicha emoción por mucho tiempo. 

¿Porqué surge la culpa?

El sentimiento de culpa surge por algo que sucedió o no sucedió en el pasado y viene producido por cómo te juzgas. La intención de dicho sentimiento es hacernos conscientes de algo que hicimos mal para facilitar el intento de remediarlo. Las razones causantes de la culpa es diferente en cada persona debido al desarrollo de la conciencia moral de cada uno. El desarrollo de esta consciencia se inicia en la infancia con lo cual influye mucho nuestras diferencias y modelo educativo.

Nuestro nivel de autoestima, tendencia a pensamientos de rumiación y deseos por el perfeccionismo es una proyección de los ideales que se nos han inculcado a seguir. Las exigencias a nivel colectivo de encajar en los ideales también tiene cierto impacto en nuestra consciencia moral. La frustración por no cumplir con estas exigencias como un trabajo estable, tener hijos, casarse, comprar una casa etc., desencadena la culpa y más preocupación.

Si puedes resolver tu problema, ¿entonces porqué preocuparte? Si no puedes resolverlo, ¿de qué sirve preocuparte? – Shantideva

Los efectos nocivos de la culpa

La culpa es tanto compleja como destructiva debido a sus orígenes y las limitaciones que produce en la persona. Ya que son resultado de algo que no hemos logrado en el pasado, distrayéndonos del presente y nuestra capacidad innata para mejorar de cada ser vivo. En vez nos quedamos bloqueados de algo que ya pasó aunque no podemos cambiar algo que ya pasó. La tendencia a culpabilizarse nos aporta un gran malestar emocional que pueden llegar a ser obsesivo, despectivo y desvaloriazante asociadas a niveles de autoexigencias y una autoestima dañada, limitando el desarrollo personal.

La eliminación de la culpa

Aunque a veces nos sentimos culpables sin razón o resulta un poco difuso, conviene identificar la conducta y aparición. ¿Porqué te sientes mal y qué puedes hacer para mejorarlo? Negar los sentimientos de culpa solo hace que queden presentes como sentimientos asociados a él (enfado, frustración etc) y siguen influyendo sobre ti de manera significativa. Si es porque nos hemos expresado mal y ofendido a alguien o porque no le dedicamos el tiempo suficiente a la familia son signos de alarma que tratan de indicarnos algo. En estos casos es muy importante que uno exprese sus sentimientos a las personas implicadas. Probablemente estas personas puedan aportarte ideas desde su punto punto de vista, habrá veces que te harán ver que no había razones para sentirte culpable o da lugar a reflexiones más profundas.

En el caso de que si hayan salido perjudicados será necesario pedir perdón. Aunque a veces este paso sea el que más cueste, será necesaria para seguir hacia adelante, reparar los daños y dar fin a lo ocurrido. Eso sí, el perdón tiene que ser sincero y asegurar no reincidir. Existen ocasiones que la persona perjudicada eres tu, en estos casos, también debes practicar el perdón en ti mismo. Háblate como te gustaría que te hablaran las demás personas. ¿De verdad te gustaría que te reprocharan? Lo más probable es que buscarás su comprensión, apoyo y cariño.

¡Cuidado con las personas “culpabilizadoras”!

Asegúrate que tus razones de culpa no sean justificadas por personas de tu entorno que utilicen el chantaje emocional para aprovecharse de ti. Este tipo de chantaje o manipulación suele ser un comportamiento habitual en personas tóxicas que buscan producir en ti el sentimiento de culpa para lograr un propósito. Este tipo de comportamiento suele emplear frases como “Como pudiste hacer…” o “deberías haber hecho…” etc. 

Cometer errores es un mal necesario

Si, a nadie le gusta equivocarse, nos puede provocar frustración, enojo incluso hacernos sentirnos tontos. No obstante debemos incluir esto en nuestro repertorio de pensamientos. Nuestro cerebro se desarrolla a base de hacer y errar, es así como aprendemos. Si un bebé dejarse de levantarse por cada vez que se cae, no lograría caminar. Es por eso que debemos cambiar el concepto que tenemos sobre cometer errores ya que forma parte de nuestra naturaleza y aprendizaje. Quién no comete errores, no es valiente. No limites tu libertad, permite equivocarte. Y recuerda, cometer errores es mejor que fingir la perfección.

Cristina J. Feltström

Foto: @verneho de Unsplash



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *