Metamomento – Ayuda para regular las emociones

Metamomento – Ayuda para regular las emociones

Cuando las emociones están a flor de piel y las estamos viviendo con alta intensidad, casi insoportable, nos gustaría tener ese botón automático que inicia la autorregulación y pasar a modo sereno. De manera ficticia, lo tenemos. Claramente no en forma de botón para pulsar pero sí un método con función de pausa para reestablecer de manera consciente los sentimientos, pensamientos y a posteriori, acciones. Dicho método se llama metamomento, la primera vez que me encontré con esta definición fue estudiando el programa de educación emocional de Marc Brackett, psicólogo investigador y director fundador del Centro de Inteligencia Emocional de Yale. A continuación comparto su método.

¿Qué es el metamomento?

Consiste en el primer paso de la regulación emocional, en tomar un pausa y respirar, cuando notamos que nuestro estado emocional esta apunto de estallar en un modo de reacción que queremos evitar. Detenernos a respirar es una técnica antigua utilizada en tradiciones hindúes que han ido desarrollando en distintas culturas, en forma y nombre, hasta llegar despertar el interés en la ciencia y descubrir de modo empírico sus aportaciones.

El momento para la respiración consciente puede anular una fuerte reacción emocional y darnos unos segundos de reflexión para una correcta regulación. Es aquí cuando visualizamos nuestra mejor versión de nosotros. Me refiero a cómo nos gustaría ser amable, paciente, sereno, justo, solidario, cariñosos, responsable, etc. Al conocer nuestro ideal podemos realizarnos la siguiente pregunta: ¿cómo respondería la mejor versión de mí mismo? Esto nos ayuda a identificar cómo nos gustaría que reaccionásemos en ese momento crítico que se presenta. Practicando la llamada a la mejor versión nos ayudará a acercarnos a él cada vez. 

“La mente controla el cuerpo pero la respiración controla la mente” Anónimo.

¿Por qué funciona la respiración plena?

Existen muchas estudios que demuestran sus beneficios en nuestra función emocional, social y cognitivo. Emma Seppälä explicaba en unos estudios realizados por la Universidad de Yale como la respiración está conectada con el sistema nervioso y las emociones. Nuestra respiración cambia según nuestras emociones; si estamos enfadados, relajados, riéndonos o llorando. De este modo alega como cambiando tu manera de respirar puedes cambiar tu estado emocional.

“Cuando inhalas, tu frecuencia cardíaca se acelera. Cuando exhalas, se ralentiza. Inhalar contando hasta cuatro y exhalar contando hasta ocho durante unos pocos minutos puede empezar a calmar tu sistema nervioso. Cuando te sientas agitado, alarga tus exhalaciones para comenzar a conectar con el sistema nervioso de descanso y digestión (el parasimpático) lo opuesto a la huida o lucha. Así es como empiezas a relajarte”.  Lo que viene a decir es que una respiración consciente nos ayuda a frenar la respuesta al estrés y ralentizar el ritmo cardiaco. Resulta importante que dicha respiración sea por la nariz porque la respiración por la boca tiende a ser más agitada y poco profunda. 

¿Cómo practicar el metamomento?

Practicar el metamomento no requiere que seas un yogui profesional ni depende de rituales especiales pero sí requiere una buena postura para estar cómodo y desarrollarla hasta que se convierta un hábito, incrementando con el tiempo su duración. Con los ojos cerrados, concéntrate en la respiración de manera natural. Puedes contar en cada inhalación y exhalación o regir alguna frase de afirmación positiva. Cuando notes que tu mente se va merodeando, no lo juzgues y vuelve a centrarte en tu respiración. Ten paciencia y no te rindas a la mínima que tu mente te diga “esto no funciona”. Al igual que otras prácticas y ejercicios, estas entrenando un nuevo músculo que con la dedicación se volverá más fuerte. De este modo lograremos activar el “botón de pausa” súbitamente para concentrarnos y estar presentes. 

“Si pierdes el momento presente, pierdes tu cita con la vida” Thich Nhat Hanh

Marc Brackett indicaba que no es realista pensar que el metamomemto vaya ser automático de la noche a la mañana, somos demasiado humanos y falibles para eso, pero tal vez, con el debido esfuerzo y tiempo logres convertirlo en un hábito. Para ello debemos sacar nuestras fieles herramientas llamadas constancia y perseverancia para poder enfrentar mejor cuando se nos antepone la tentación de abandonar. Tras esa determinación lo que resulte imposible se vuelve posible. Estamos en constate evolución gracias a la plasticidad cerebral y nuestro cerebro necesita asimilar ese nuevo comportamiento. ¡Nunca será demasiado tarde ni seremos demasiado viejos para iniciar un nuevo hábito!

Si quieres saber más en cómo entender las emociones, te recomiendo esto.

Cristina J. Feltström

Foto: @elidefaria de Unsplash



2 pensamientos sobre “Metamomento – Ayuda para regular las emociones”

  • me parece interesante, puesto que nuestra mente a veces nos juega mal, y debemos saber controlarla, la pregunta es cuanto tiempo debo contener la respiración

    • Hola Luis,

      ¡Muchas gracias por compartir tu reflexión! Respecto a la respiración; respira profundamente por la nariz (unos 4 segundos) y nota cómo se expande el pecho. Aguanta unos 2 segundos la respiración antes de exhalar. Intenta que la exhalación sea de uno 8 segundos para dejar que el cuerpo se relaje. Repítelo sucesivamente durante mínimo 5min e ir aumentando los minutos según vayas avanzando. ¡Un saludo y feliz día!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *