Hoy Me Elijo a Mi y No Soy Egoísta

Hoy Me Elijo a Mi y No Soy Egoísta

¿Tener amor propio es ser egoísta? Definimos el amor propio como un estado anímico y de autoestima refiriéndonos a la relación y los sentimientos hacia nosotros mismos. Se trata de la aceptación y el respeto hacia nosotros y depende íntegramente de nuestra propia voluntad para hacerlo. Seguramente hayas oido en otras ocasiones que para poder amar a otros, primero debes aprender a amarte a ti mismo, o cómo dijo Pierre Corneille: El amor propio es la fuente de todos los amores. Cuando definimos el egoísmo, solemos decir que es aquel quien tiene un excesivo amor por sí mismo. ¿Cuál es entonces la diferencia entre el amor propio y el egoísmo? Numerosas veces me han cuestionado el hecho de si el amor propio es positivo o si te hace mala persona. A continuación te aclaro lo que suele llevar a la confusión de estos dos conceptos.

Los deseos

En primer lugar debemos entender bien el significado de lo que es un deseo. Francamente hace referencia a algo que nos gustaría hacer o tener y que no es esencial para la vida. Es decir algo no necesario para la supervivencia, una necesidad no básica. Como personas podemos tener una infinidad de deseos pero debemos ser realistas y valorar las circunstancias. Por ejemplo, si deseas tener un barco, probablemente necesites trabajar un tiempo para poder ahorrar hasta poder comprártelo, tal vez incluso, sacarte el carnet de barco si piensas navegar por tu cuenta. Los deseos son personales y dependiendo del valor que les aporte a cada persona se convertirán en una necesidad o no. Por ejemplo, se puede desear tener un coche, sin embargo para alguien que viva muy lejano y sin medio de transporte, puede resultar una necesidad para ir a trabajar.

“Un hombre no se define como egoísta por perseguir su propio bien, sino por descuidar el bien de otros” – Richard Whately

Las necesidades

Lo que a necesidad se refiere de repente queda mas claro una vez entendido y definido lo que es un deseo. Ya que una necesidad es algo indispensable para la existencia propia o una calidad de vida digna. Una necesidad no debería ser cuestionable, ya que son tan vitales como respirar, comer beber si hablamos de las necesidades primarias. Las necesidades secundarias van ligadas a la seguridad física, económica y de hogar. Posteriormente tenemos la necesidades terciarias que incluyen el reconocimiento social, sentir afecto, amistad e intimidad. No cabe duda que en primer lugar debemos satisfacer nuestras necesidades básicas para vivir bien.

El amor propio vs el egoísmo

Una vez que hayamos entendido la diferencia entre un deseo y una necesidad podemos empezar a identificar si nuestra meta se trata de una necesidad o meramente un deseo. Aquí es donde podemos diferenciar entre el egoísmo y el amor propio, donde el primero antepone aquello que desea sobre las necesidades del otro. Por ejemplo, repartir algo de manera injusta y quedarte con la mejor parte. Diferenciando el amor propio por una actitud donde antepones tus deseos a las necesidades de los demás. Si miramos de donde procede el egoísmo suele ser por la pretensión de obtener algo, sin importar demasiado las formas y los intereses personales de los demás. Sin embargo el amor propio se basa en el amor,  en dar, entregar y compartir. Para amarnos, no necesitamos quitarle nada a nadie, ni herir, ni despreciar. La meta final del amor propio es lo que muchos de nosotros andamos buscando, la felicidad, a costa de nadie.

“No digas no puedo ni de broma, porque el inconsciente no tiene sentido del humor, lo tomará en serio, y te lo recordará cada vez que lo intentes.” Facundo Cabral

Elígete a ti

Permitirme empezar este párrafo haciendo hincapié en lo siguiente: El tiempo que no inviertas hoy en tu salud y bienestar, lo emplearás en el futuro intentado sanarlo. Hay que dejar atrás esa culpabilidad y sensación egoísta si hacemos algo por nosotros mismos. Dedicarnos tiempo es lo que nos aportará más energía, aclarar ideas y sentirnos mejor, de modo que se vuelve ineludible ser mejor persona para ti y ante los demás. El tiempo para ti significa que podrás escuchar tus emociones y buscar cómo atender a tus necesidades, la capacidad para evaluar qué aspectos de tu vida necesitas cambiar, o tal vez no, en ese caso agradecer que así sea.

Cristina J. Feltström

Foto: @giuliabertelli de Unsplash



1 pensamiento sobre “Hoy Me Elijo a Mi y No Soy Egoísta”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *