¿Eres consciente de tu zona de confort?

¿Eres consciente de tu zona de confort?

¿Sientes que te encuentras bajo una nube gris, como estancado, que tu día a día te aburre y que no le encuentras sentido a la vida? Es posible que necesites salir de tu burbuja, “la zona de confort”. En este artículo contestaré a las típicas preguntas que las personas se suelen hacer con la intención de resolver dudas que pueden bloquearte para mirar hacia adelante.

“No importa lo que le suceda a una persona. Lo que importa es cómo reacciona” – Epictetus, filósofo.

¿La zona de confort es una utopía

La utopía es un ideal perfecto donde todo discurre sin conflicto y en armonía. Puede asemejarse a permanecer en la zona, pero no es lo mismo. Más bien, la zona de confort es un estado de comportamiento en el cual, se puede decir que, operamos en una condición de “ansiedad neutral”. En un conjunto de creencias y acciones a las que estamos acostumbrados y que nos resultan cómodas. Aquello que está dentro de nuestra zona de confort lo podemos hacer muchas veces sin mayor problema y no nos produce una reacción especial. Nos sentimos seguros porque llevamos años ahí, es una zona normalmente sin retos. Es un estado mental que apenas permite el crecimiento personal. 

En cambio, lo que está fuera de nuestra zona de confort nos incomoda, nos produce cierto rechazo y nos provoca ansiedad o nerviosismo. Claro está que con el tiempo permanecer en la zona se vuelve monótono y las personas podrían terminar aburridas. Y por otro lado cuando buscamos el cambio, solemos buscar bastante y cuando finalmente estamos ante el, nos da miedo. El miedo a lo desconocido. 

Esto tiene un sentido evolutivo muy claro: hacemos lo que sabemos y evitamos ponernos en peligro. Si no nos ponemos en peligro, estaremos seguros. Sin complicaciones. ¿Entonces qué tiene de malo estar dentro de la burbuja? La desventaja es que si permanecemos dentro de nuestra zona de confort mucho tiempo, estaremos estancados y no progresaremos. Como dije antes, no nos facilita un pleno desarrollo personal. 

¿Porqué ampliar nuestra zona de confort? 

Porque al hacerlo aceptamos eliminar obstáculos, disfrutamos de nuevas experiencias y afrontamos nuevos retos. Y si el desarrollo personal que conlleva os resulta poco, te aseguro que aumentar tus habilidades tiene como consecuencia una vida más satisfactoria en todos los sentidos. 

La zona de confort no es lo suficiente estimulante y a la larga, él no salir de ella puede hacer que nos sintamos vacíos y que caigamos en la apatía, ¡o incluso en ciertas dinámicas de comportamiento relacionadas con la depresión! Por ello te animo a plantarle cara a tus miedos y verás que, finalmente, no era para tanto. Después podrás mirar hacia atrás y sentirte orgulloso de ti mismo.

Ampliar tu zona de confort te hará ganar autoconfianza, ya que te darás cuenta de que dominas habilidades que no eras consciente que poseías. Sentirás menos estrés, ansiedad y esa desagradable sensación de amenaza.

¿Porqué nos cuesta tanto salir de ella? 

A parte del miedo constante que nos inculcamos como “¡ten cuidado!”, “no te arriesgues” o “¡uf, puede salir mal!”, hay un factor condicionante que es la sociedad. Estamos demasiado preocupados por la aceptación de la sociedad. La sociedad tiene unos credenciales que creemos que necesitamos cumplir para conseguir esa aceptación. Por eso es importante trabajar la autoconfianza y no escuchar la voz interior que te dice: “te va salir mal”, reflejo del “qué dirán”.

Todos tenemos nuestros sueños, retos y objetivos pero nos bloqueamos miedo a lo desconocido. Pero salir de tu zona de confort no es abandonar todo lo que conoces y nunca poder regresar. Es decir, no dejas atrás todo el bagaje de tu vida ni renuncias a todo lo que sabes o tienes. Lo que realmente estás haciendo es ampliar tu bagaje. No se trata de un cambio radical, mas bien es un desarrollo que produces en ti mismo. 

¿Cómo salgo de mi zona de confort? 

En primer lugar hay que prepararse bien para comprender porqué quieres salir de tus zona de confort. Hazte estas siguientes preguntas y apunta tus respuesta en un papel. 

¿Qué quieres conseguir con el cambio?

¿Cuál es el objetivo? 

¿Para qué quieres llegar a él?

Es más fácil decirlo que hacerlo pero no por ello es imposible. Hay estudios que dicen que sentir un poco de ansiedad es positivo para rendir mejor. Así que no lo llames nervios, llámalo emoción. 🙂 

Es importante anticiparse a las excusas que surgirán cuando te planteas nuevos retos. Nuevamente, es tu mente que inconscientemente encuentra excusas para no hacerlo. Por eso, piensa en la siguientes preguntas y apunta de nuevo:

⁃ ¿Qué excusas utilizas normalmente? Lo más probable es que caigas en esas típicas excusas cuando empiezas a notar un poco de miedo, ansiedad o estrés. Porque salir de la zona de confort implica eso, recuerda que son emociones normales, solo tienes que dar ese paso para ponerte encimas de ellas.

⁃ ¿Qué otros obstáculos pueden ponerse en mi camino y cómo piensas aplacarlas? Recuerda que se trata de anticiparte y prepararte bien para el camino. Tener un plan de prevención te ayudará a afrontar las adversidades. Puedes buscar apoyo en amigos o familiares que te den apoyo o admiración, esto te servirá de refuerzo. 

¿Te sientes preparado para tomar las riendas de tu zona de confort? Te dejo un último consejo a tener en cuenta antes que inicies tu rumbo hacia una zona de confort más amplia.

¡Ojo con los devoradores externos de la motivación! 

Es así como suelo llamarlo, y créeme, he coincidido con muchos a lo largo de mi vida. Con ello me refiero a personas de tu entorno que pueden acabar con tu propia motivación ya que sus miedos, su zona de confort es completamente distinta a la tuya. Si a ellos no les resulta una buena idea, su escepticismo puede acabar apagando tu fuerza de voluntad. Por eso tienes que tener cuidado con quien compartes tu propósito de salir de la zona de confort. 

Espero que este post te haya sido útil, comparte tus experiencias a continuación y mientras tanto, os dejo un video para que os inspiréis de inKNOWation:

¡Hasta la semana que viene!

Cristina J. Feltström

Foto: @anniespratt de Unsplash



1 pensamiento sobre “¿Eres consciente de tu zona de confort?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *