Entradas recientes

10 razones para implementar la Inteligencia Emocional en el Trabajo

10 razones para implementar la Inteligencia Emocional en el Trabajo

Aún siendo una exigencia legal para todas las empresas, la intervención en el ámbito de la prevención de riesgos psicosociales, resulta ser escasa en muchas de ellas. Se requiere desarrollar estrategias oportunas para conseguir mayor nivel de salud y bienestar en los empleados, y aquí 

4 errores al cerrar un ciclo

4 errores al cerrar un ciclo

Cada ciclo tiene un comienzo, un desarrollo y un final. Cada fase es necesaria y aprender a cerrar cada uno de los ciclos es importante para poder progresar y no quedarnos retenidos en él. Este cierre interfiere en lo que se hará en un futuro. 

¿Cómo trabajar la automotivación?

¿Cómo trabajar la automotivación?

Mantener una mentalidad emprendedora y positiva ante las adversidades no siempre es trabajo fácil. Mantenerse motivado en la consecución de los objetivos puede resultar imposible cuando nos topamos con continuos problemas. Entonces, ¿cómo podemos dirigir mejor las emociones hacia nuestras metas? En anteriores artículos hemos hablado de los componentes de la inteligencia emocional a nivel personal, como el autoconocimiento y la autorregulación, dando pie a la tercera competencia personal, la automotivación. Desarrollar una fuerte automotivación es el combustible que mantendrá los motores en marcha y es por eso que resulta vital para podamos superarnos día tras día.

Lo que la automotivación te puede brindar

La automotivación es una habilidad muy poderosa, como un super poder de influir en tu propio estado de ánimo. Cuando logras un fuerte desarrollo de la automotivación se crea un alto impulso hacia el logro y sientes un gran compromiso en los proyectos en los que te involucras. Tus acciones se ven impulsadas por algo más allá del dinero u otras recompensas materiales, y mas bien por la pasión o interés personal. También te facilitará una alta necesidad de logro con lo cual, no tendrás problemas en tomar la iniciativa cuando se te presenta la oportunidad.

Las personas con automotivación siempre están buscando maneras de hacerlo mejor y logran mantenerse optimistas ante las adversidades. La automotivación será la fuerza que te ayudará a enfrentarte a situaciones vitales complejas que la vida nos presenta. Es lo que te generará resiliencia y perseverancia, una herramienta fundamental para alcanzar nuestros objetivos en la vida. 

¿Cómo trabajarla?

Mantener la automotivación no es un trabajo fácil. Hay factores internos y externos que influyen en nuestra motivación y en el ámbito donde se desempeñen las distintas acciones que deseamos realizar. Estar seguros de nosotros mismos siempre ayudará a ser capaces de perseguir nuestros objetivos con éxito. La visión que tengas de ti mismo y el diálogo interno que te empleas puede estar sellando tu destino. Asegúrate de eliminar pensamientos destructivos de tu mente para poder emplear las siguientes estrategias para reforzar tu automotivación:

  • Domina el miedo al fracaso

El miedo mata muchos sueños ya que nos mantienen paralizados ante la acción. La motivación es justamente eso, acción. Correr riesgos y enfrentarte a situaciones de incertidumbre pueden provocar sentimientos de miedo. Superar el miedo consiste en escuchar lo que realmente nos quiere decir. ¿Necesitamos prepararnos mejor? Entonces debemos mirar qué podemos hacer para estar más preparados. ¿Te falta recursos? Tal vez puedes pedir ayuda a alguien que posee dichos recursos. Es decir, los miedos están allí para ponernos en alerta de algo. Si los identificas puedes encontrar soluciones para que estos no te frenen. Si no lo consigues, no pasa nada. No todo se consigue a la primera y no todo los caminos hay que recorrerlos solos.

“No olvidemos que las pequeñas emociones son las grandes capitanas de nuestras vidas y las obedecemos sin darnos cuenta.” – Van Gogh

  • Aprendizaje continuo

El aprendizaje es algo más allá que obtener títulos académicos. No es una capacidad que, una vez llena, no queda espacio para conocimientos nuevos como si un disco duro se tratase. El conocimiento es ilimitado y está a nuestro alcance siempre que estemos dispuestos a ello. Seguir aprendiendo es lo que te dará nuevas perspectivas y de ese modo, te abrirá nuevos caminos. Conocer a personas nuevas no solo te hará más empático al abrirte a diversidades sino que también crea sinergía, lo que te hará más eficiente. Mantén viva la curiosidad y creatividad. Lee un libro que te aporte nuevos conocimientos, o un artículo si estás falta de tiempo. También puedas oír un podcast mientras realizas alguna tarea rutinaria o para matar un tiempo muerto puntual. Existen muchas vías por la que uno puede recibir continuos aprendizajes. 

“Todo aprendizaje tiene una base emocional.” – Platón

  • Reconocimiento propio

Muchas veces pensamos que el reconocimientos hemos de recibirlo de los demás como por ejemplo, en el ámbito laboral. Sí, es muy importante que este factor se promueva dentro de la empresa para conseguir el bienestar laboral y potenciar el compromiso. Pero el verdadero trabajo está en nuestro interior de saber y permitirte reconocer todo aquello que has hecho, todo el camino que has recorrido. Esto suele ser el que menos practicamos y cuando no estamos acostumbrados a hacerlo nos puede costar horrores, hasta podemos llegar a pensar que no hemos conseguido nada. No esperes a recibir el reconocimiento externo, empieza por dártelo a ti mismo. Cada vez que alcances una meta, por muy pequeña que sea, permite un capricho como premio.

  • Define tus metas

Date tiempo para escucharte a ti mismo y que puedas plantearte qué es lo realmente quieres. La única manera de hacer visible tu propósito es que tengas bien claro qué es, cómo lo vas a conseguir y cuándo. Para poder realizar un seguimiento de ello y ver que vas por buen camino se requiere plasmarlo de modo que quede bien cuantificado, medido y definido. El método SMART es usado en multitudes de empresas para el cumplimiento de objetivos pero también en el coaching personal. En este artículo os describo como definir un objetivo con este método. Cuando desconocemos el rumbo que debemos tomar, surge la desmotivación, así que por favor, no te saltes este paso. ¡Es fundamental!

La automotivación a largo plazo

Nadie recolecta la cosecha el día después de haber sembrado por lo que hay que trabajarlo a diario. Al igual que nutrimos nuestro cuerpo con alimento todos lo días, lo mismo pasa con nuestra mente. La automotivación se encuentra en nuestra mente, nuestra actitud lo define. Cultivando tu mente todos los días te ayudará a mantenerla en forma y estar preparada para “agentes externos” saboteadores de la motivación. No se trata tanto de lo que ocurre, si no de cómo lo afrontas. Recuerda de no medir el éxito en la vida por lo que logras, sino por los obstáculos que superas.

Cristina J. Feltström

Foto: @kellysikkema de Unsplash

¿Porqué desarrollar la autorregulación emocional?

¿Porqué desarrollar la autorregulación emocional?

Pensar antes de actuar… ¿Cuántas ocasiones nos lo habremos planteado? No siempre se logra reaccionar de manera apropiada durante una situación crítica. Para ello hay que saber controlar nuestros impulsos emocionales. Desarrollar la autorregulación emocional es lo que nos evita ser esclavos de nuestros propios 

La importancia de la autoconciencia

La importancia de la autoconciencia

Para iniciar con buen pie cualquier cambio hacia el desarrollo personal se requiere que las emociones se encuentren en equilibrio. No me canso de insistir que las emociones forman parte de nuestras vidas, queramos o no. Son parte de nuestra estructura cerebral y formadas por 

¿Tienes Mentalidad fija o Mentalidad de Crecimiento?

¿Tienes Mentalidad fija o Mentalidad de Crecimiento?

La manera en que pensamos sobre nosotros mismos da forma a la vida qué llevas. Es más, no solo nos afecta en cómo nos hace sentir, también tiene un impacto en nuestros logros, nuestro desarrollo y nuestras capacidades. Es por ello que nuestra mentalidad es crucial para nuestro éxito y desarrollo. A continuación os expongo las diferencias entre una mentalidad fija y una mentalidad de crecimiento.

Mentalidad fija vs mentalidad de crecimiento

Una mentalidad fija piensa de ti que tu inteligencia es estática y no se desarrolla con el tiempo. Crees que si algo no se te da bien, probablemente nunca llegarás a ser bueno en ello. Personas con mentalidad fija pueden llegar a crear la necesidad de esconder sus defectos y encubrir errores debido sentimientos de vergüenza. Le resulta difícil estar abiertos a críticas ya que se las toman como ataques personales. También tienden a sentirse como fracasados, lo que les hace rendirse fácilmente y perder la motivación por luchar y conseguir sus metas. Esto les hace evitar cualquier reto por el hecho de evitar cualquier posible fracaso. Este tipo de mentalidad tiende a ver el éxito de los demás como amenaza e incluso a provocar sentimientos de envidia. 

Una mentalidad de crecimiento llega a ser lo contrario a la fija. Este tipo de mentalidad cree que la inteligencia puede mejorar a través del esfuerzo y aprendizaje. Son personas que aceptan sus defectos y errores, logrando verlos como oportunidades de crecimiento. Creen que en todo proceso de aprendizaje existen pequeños contratiempos y se sienten empedrados por conseguir sus objetivos. Las personas de mentalidad de crecimiento no caen en la comparación con los demás de manera amenazante o envidiosa, logrando ver el éxito de las demás personas como fuente de inspiración. También son capaces de recibir críticas y verlas de manera constructiva.

Identificar cual posées

Es importante entender que cómo personas podemos pasar de tener una mentalidad fija a una de crecimiento en diferentes situaciones. Dependiendo un poco de los acontecimientos podemos mostrar características de una mentalidad u otra. Una vez que hemos aprendido las distintas características de dichas mentalidades, se nos hará más fácil identificar en qué estado mental estamos en cada momento. Esto nos ayudará a pensar en positivo y determinará nuestros actos hacia posibles avances. Es una práctica que requiere tiempo y como cualquier otra habilidad necesita un aprendizaje. 

“No podemos solucionar nuestros problemas con los pensamientos que utilizamos cuando los creamos” – Albert Einstein. 

Cambia tus palabras y cambiarás tu mentalidad

Cuando aprendemos a controlar ese diálogo interno que mantenemos con nosotros mismos, seremos capaces de cambiar nuestra mentalidad. Una vez que cambiamos nuestra mentalidad, es cuando logramos impactar nuestras vidas en el modo que queramos. ¿Cómo hacerlo? Estas suelen ser frases recurrentes en personas de mentalidad fija:

“No soy bueno en esto”

Puede ser que no seas bueno en ello…aún. ¡Inténtalo! Y si no te sale, inténtalo de nuevo. Recurre la ayuda o el feedback de alguien para ver si te aportan nuevas ideas de como hacerlo.

“Es demasiado difícil”

El camino más fácil no es siempre el correcto. Todo reto es difícil, de lo contrario no sería ningún reto. Puedes cometer errores, lo importante es que lo intentes. Sigue intentándolo y esfuérzate. Si aun así no consigues avanzar, pide ayuda a un amigo, etc. ¿Quién ha dicho que tienes que correr todos los caminos solo?

“Me rindo”

No te rindas fácilmente, utiliza una buena estrategia. Y si esa estrategia no funciona, cambia de estrategia ,nunca tu meta. Sigue intentado distintas estrategias hasta agotar todas las ideas posibles. 

Cuida tus pensamientos

Toda persona debe cuidar sus pensamientos como cualquier otro cuidado rutinario del cuerpo. Es algo que hemos de introducir en nuestro día a día. De nada te sirve leer este artículo si mañana no lo practicas o decides procrastinar hasta el domingo que viene. No esperas hasta el domingo para lavarte los dientes durante 30 minutos para cubrir la necesidad diaria de cepillado, ¿verdad? O al menos eso espero. Lo mismo pasa con nuestros pensamientos. Hay que cuidarlo todos los días, varias veces al día. Sobre todo cuando notamos que hay necesidad de hacerlo. 

Cristina J. Feltström

Foto: @brett_jordan de Unsplash

4 errores a la hora de regular las emociones

4 errores a la hora de regular las emociones

La vida es un popurrí de emociones, algunas buena y otras no tanto. Nuestra forma de regular las emociones también puede ser variopinta dependiendo de la personalidad de cada uno. Mientras unos las evitan, otros entran en pensamientos rumiantes. Algunos los enmascaran, otros se vuelven 

4 técnicas para la gestión emocional en la empresa

4 técnicas para la gestión emocional en la empresa

La implementación de la inteligencia emocional en las organizaciones es algo que está en auge debido al éxito y mejoras productivas que conlleva. Una buena gestión emocional en el entorno laboral trata de una relación y aplicación efectiva del mismo y de forma proactiva, la 

¿Sufres de síndrome del impostor?

¿Sufres de síndrome del impostor?

¿Alguna vez te has sentido que fueras un fraude? ¿Qué no eres lo suficientemente bueno en lo que haces? ¿Que algún día te delatarán en el trabajo y que salga a la luz que eres inepto? Aún teniendo una carrera profesional de éxito o grandes logros académicos, pensamientos destructivos y de carácter rumiante como los anteriores, pueden brotar sin más en la mente, provocando el miedo de ser descubierto como un “fraude”.  Este trastorno, llamado “el síndrome del impostor”, también conocido como “síndrome del fraude”, es mucho mas habitual de lo que pensamos. 7 de cada 10 lo sufren alguna vez en su vida.

La sensación de nunca estar a la altura

El síndrome del impostor evoca la idea de que tus logros no son debido a tu inteligencia, habilidades u otras cualidades personales. Más bien te hace pensar que es debido a factores externos y cuestión de suerte. Esto hace que muchos se apliquen por debajo de su potencial porque piensan que no merecen, por ejemplo, un ascenso o cualquier otro reconocimiento. Aunque no se asocia únicamente al entorno laboral, también en el académico y el social. Es un trastorno de pesimismo defensivo, es decir, un mecanismo de defensa donde uno se plantea que lo peor está por ocurrir. Poniendo el listón bajo de este modo, todo aquello que ocurra por debajo de aquel listón se vuelve asumible.

¿A qué se debe el síndrome del impostor?

Las causas de este trastorno tan común pueden estar relacionadas con aspectos personales como la autoestima y la confianza en sí mismo y/o aspectos relacionados con patrones familiares y estereotipos. Por ejemplo, venir de una familia donde se valora muchos los logros donde han existido comparaciones entre hermanos u otros familiares. También dinámicas familiares llevadas a cabo durante la infancia como la presión que ejercen los padres a sus hijos, pueden ser causantes del síndrome de impostor. 

El síndrome del impostor parecía más habitual entre mujeres con éxito en sus carreras. Los motivos aun no están muy claros aunque puede deberse a la falta de referentes femeninos, la falta de expectativas que tiene la sociedad sobre la mujer o el dilema de ser madre y laboralmente exitosa a la vez. 

“El problema con el mundo es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas.” Bertrand Russell

Los distintos grupos de “impostores”

La doctora Valerie Young, reconocida mundialmente como experta en este tema, categorizó los comportamientos relacionados con este síndrome en cinco grupos:

  • Los perfeccionistas: son los que siempre piensan que podían haberlo hecho mejor. Ponen listones muy altos y por ello no logran sentir satisfacción por el éxito.
  • Los individualistas: son los que suelen rechazar la ayuda ya que sienten que si piden ayuda no demuestran su valía.
  • Los expertos: estos temen a ser descubiertos porque piensan que no han sido honestos en la imagen con la que se exponen. 
  • Los genios naturales: son las personas que se juzgan a sí mismos. Suelen estresarse y agobiarse si no hacen las cosas con fluidez a la primera.
  • Los superhumanos: son los que se presionan para trabajar más duro y dar la talla, pudiendo dañar su salud mental y relaciones sociales.

Consejos para afrontar el síndrome del impostor

Resumidamente se puede decir que si empleas la actitud de que no tienes que demostrarle nada a nadie, el síndrome de impostor se desvanece. Más concretamente hay que evitar caer en idealismos y perfeccionismo. Es importante no tener exigencias irrealistas. Hay que permitirse recibir halagos, cuando recibas retroalimentación positiva, acéptalas y no te excuses. Puedes apuntártelas y guardarlas para re-leerlas cuando te encuentres achacándote de que no eres lo suficientemente bueno. 

Al mismo modo que es importante estar abierto al feedback positivo, lo mismo lo es con el feedback negativo. En la vida estaremos expuestos a muchos feedback negativos. Juzgar y criticar está en la naturaleza humana. En este caso, trata de convertirlo en algo constructivo y preguntarte: ¿Qué puedo aprender de esto? ¿Qué puedo sacar de esta información que acabo de recibir? Cómo actuar ante criticas puede resultar algo difícil, en este articulo os hablo de cómo hacerlo. 

Reconocer como te sientes y poder hablar con alguien de ello puede ser de gran ayuda. Haz ese alguien tu gran protector anti-fraude al que puedas decirle: “Me siento como un fracaso, ¿puedes recordame porqué no lo soy?” Trabajar por ser un poco mas humildes con nosotros mismos, atrevernos a equivocarnos y reírnos de nosotros mismos en el buen sentido serán unos excelentes ingredientes infalibles.

Cristina J. Feltström

Foto: @all_who_wander de Unsplash

¿Cuál es tu Estilo de Aprendizaje?

¿Cuál es tu Estilo de Aprendizaje?

¡Que no todos aprendemos igual, ni a la misma velocidad no es ninguna novedad! Aunque para algunos aún sigue siendo una realidad que no quieren aceptar y aún existen métodos de aprendizaje anticuados en las aulas. Por suerte, la investigación trata de explicar los procesos