Entradas recientes

¿Tu entorno te está afectando tus emociones?

¿Tu entorno te está afectando tus emociones?

Si recientemente has iniciado una dieta, ¿irías a darte un banquete en la mejor pastelería local? O si estás recuperándote de una adicción a las apuestas, ¿te pegarías unas vacaciones en Las Vegas? Lo dudo mucho. No lo creo, porque el entorno tiene un gran 

Lo que necesitas saber sobre la negociación y solución de conflictos

Lo que necesitas saber sobre la negociación y solución de conflictos

No es posible evitar los conflictos. Tampoco son deseables pero gracias a ellos, tenemos oportunidades de cambiar y crecer. Podemos aceptar los conflictos como retos de la existencia humana, encauzando nuestros esfuerzos a desarrollar estrategias que permitan manejarlos de forma creativa y flexible. Siendo así, 

7 hábitos para convertirte en un docente impactante

7 hábitos para convertirte en un docente impactante

La neurociencia avala la importancia de hacer el aprendizaje una experiencia positiva y agradable. Sabemos que estados emocionales negativos como el miedo o la ansiedad dificultan el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos. La educación no puede ser igual que hace 20 años. En este artículo entenderás el impacto que tienen las emociones en el aprendizaje y los hábitos para ser un docente impactante.

La labor de un docente impactante

Para ser un docente impactante, como cualquier otro profesional que tenga relación a la educación, hemos de generar climas emocionales positivos que faciliten el aprendizaje y la seguridad de los alumnos. Por ello, hemos de mostrarles respeto, escucharles e interesarnos no solo por las cuestiones académicas si no con empatía, fundamental para educar desde la comprensión. Además, las emociones positivas facilitan la memoria y el aprendizaje, mientras que en el estrés crónico afecta a la amígdala, una de las regiones cerebrales clave del cerebro emocional, dificultando el paso de información del hipocampo a la corteza prefrontal, donde se dan las funciones ejecutivas. 

La inteligencia emocional, una habilidad imprescindible

Existen varias razones de porqué un docente debe desarrollar la inteligencia emocional. El profesor es el modelo de aprendizaje socioemocional en  adulto de mayor impacto sobre los alumnos. La investigación está demostrando que unos determinados niveles de inteligencia emocional ayudan a afrontar con mayor éxito los contratiempos de la vida cotidiana. Una óptima inteligencia emocional ayuda a controlar el posible estrés laboral para el profesorado que afectará indirectamente al alumno. Si se logra un clima adecuando en la clase y en donde el docente pueda aparentar y transmitir alegría, optimismo, aceptación de sus fortalezas y debilidades, se produce algo similar a una ola expansiva y sus alumnos se contagian día a día de esa forma de ver la vida, de resolver los problemas cotidianos, de dirigirse a compañeros y subordinados.

En el siguiente video, Francisco Mora, doctor en medicina y neurociencia, y catedrático de fisiología, nos cuenta sobre la neuroeducación y el impacto beneficioso que tiene al aplicarlo en nuestras aulas, para identificar déficits de aprendizajes y optar por intervenciones tempranas. También expone sus conocimientos sobre el apagón emocional en la adolescencia y los posibles neuromitos. 

Habilidades de un docente impactante

La experiencia en el aula para nuestros alumnos ha de resultar emocionante y, para ello, nada mejor que relacionar los contenidos académicos con experiencias cercanas de la vida cotidiana. En la vida real, el progreso se alcanza como consecuencia de la resolución de problemas de una forma cooperativa. Aunque cambiar patrones de conducta no es un proceso fácil. Requiere deseos, motivaciones, recompensas, en definitiva, activación y eficiencia cerebral. A continuación os dejo siete hábitos para convertirse en un docente impactante:

Se creativo

No es suficiente pedir a los alumnos que presten atención. Un investigador reconocido llevaba escrito en su camiseta: “Mamá, no es que no tengo deficit de atención, es que no me interesa.” Eso lo podemos utilizar como estrategia práctica que fomente la creatividad y que permita a los alumnos a participar en los métodos de aprendizaje sin que sean elementos pasivos del mismo, y así, conseguir los objetivos específicos en la enseñanza de determinados contenidos. Para elegir el método mas adecuado, se evaluará las características del alumnado, el contenido a impartir y los posibles materiales y recursos disponibles, al igual que el objetivo que se desea conseguir.

Divide la información en bloques

Varios estudios demuestran que solo podemos mantener la atención durante cortos periodos de tiempo que no superan los 15 minutos. Como el aprendizaje de nuevos conceptos o destrezas requiere un tiempo de procesamiento y asimilación, los docentes deberíamos organizar nuestros contenidos en bloques que no superen los 20 min, requiriendo un descanso de al menos 5min tras cada hora. 

Practica el aprendizaje emocional

Mediante el aprendizaje emocional podemos ayudar a nuestros alumnos a mejorar el autocontrol y permitirles adquirir la autodisciplina necesaria para mejorar la atención. El autoconocimiento da mejores respuestas ante situaciones estresantes y aun mayor control sobre los actos impulsivos. A través de la motivación podemos generar procesos de atención espontánea. Capta nuestra atención lo novedoso, el contexto emocional en el que nos encontramos, los estimulantes visuales, las recompensas y todo aquello que nos resulta sorprendente.

Evita el sendentarismo

La actividad física promueve la neuroplasticidad y la neurogénesis en el hipocampo que facilita la memoria del largo plazo y un aprendizaje más eficiente. El ejercicio no solo aporta mejora el flujo sanguíneo al cerebro optimizando su funcionamiento, sino que genera una respuesta de los nuerotransmisores (noradrenalina y dopamina) que intervienen en los procesos de atención. Buscar maneras de dar una nueva materia o incentivar un proyecto en el exterior o de una manera mas aeróbica que sentado en el aula generara resultados muy positivos. Steve Jobs era conocido por mantener las reuniones de trabajo con su equipo mientras que salían a dar un paseo. 

Hacer los trabajos colaborando, no competiendo

Los humanos somos seres sociales porque nuestro cerebro se desarrolla en contacto con otros cerebros. El descubrimiento de las neuronas espejo resultó trascendental en este sentido porque estas neuronas motoras permiten explicar como se transmitió la cultura a través del aprendizaje por imitación, y el desarrollo de la empatía, es decir, que nos hizo realmente humanos. Estudios como las de Warneken y Tomasello dedujeron que los bebes con pocos meses de edad ya son capaces de mostrar actitudes altruistas, por lo que se ha de evitar en la educación la propagación de conductas egoístas fruto de la competición. El aprendizaje de la colaboración se da conviviendo en una comunidad en la que domina la comunicación. Resulta importante asegurarse que todos los participantes del grupo respetan sus turnos en dialogar y que las funciones dentro del equipo este bien definidos. 

Rompe con la monotonía

Para optimizar el aprendizaje, el cerebro necesita la repetición de todo aquello que tiene que asimilar. El cerebro conecta la nueva información con la ya conocida, por lo que aprendemos mejor y más rápidamente cuando relacionamos la información novedosa con los conocimientos ya conocidos. El problema sucede cuando la práctica intensiva de repetición llega a ser monótona y aburrida. Por ello, resulta conveniente espaciar la practica en el tiempo, variarla con otras actividades y convertirlo en un currículo espiral.  El aprendizaje mediante juego mejora la autoestima, desarrolla la creatividad, aporta bienestar y facilita la socialización. Aunque algunos puedan pensarlo, no está restringida a ninguna edad. 😉 Para estimular la curiosidad y motivación, integrar componentes lúdicos en el aula resulta imprescindible.

“La moda, es decir, la monotonía en el cambio” – Miguel de Unamuno

Como docente me gusta recordar que haremos muchos pasos en la vida pero solo algunos de esos pasos dejarán huella. No hay huella más gratificante que cuando dentro de 20 años le pregunten a tu alumno qué docente recuerda como el mejor, y responda tu nombre.

Cristina J. Feltström

Foto: @jaimelopes de Unsplash

¿Cómo mejorar tu imagen para comunicar mejor?

¿Cómo mejorar tu imagen para comunicar mejor?

Comunicar de manera exitosa puede ser un reto a superar. Aunque nos sentamos reacios a admitirlo, la imagen sigue teniendo gran importancia. De hecho, bien canalizada puede llegar a ser una herramienta muy valiosa en el ámbito laboral y social. A continuación os daré unos 

Escucha tus emociones para un desarrollo personal correcto

Escucha tus emociones para un desarrollo personal correcto

¿Sabías que las emociones influyen en cómo piensas y actúas? Una mala atención de las emociones puede repercutir en tu estado psíquico pero también en tu estado físico ya que están relacionadas con alteraciones en la liberación de neurotransmisores que pueden trastocar considerablemente nuestra conducta. 

¿Cómo controlar el ego?

¿Cómo controlar el ego?

La definición del ego a lo largo del tiempo ha tenido distintos significados relacionados con la psique, el alma, la conciencia o el ser. Proviene del latín y significa “yo”. El término se popularizó tras la teoría del psicoanálisis de Sigmund Freud con la que pretendía explicar el funcionamiento psíquico de las personas. Dentro de la psicología y la filosofía el ego es entendida como la capacidad de la conciencia de la persona para percibir la realidad, muchas veces distorsionada debido a su necesidad continúa de aprobación y alabanza de personas de los que les rodea. Por ello resulta de gran importancia controlar el ego y mantenerlo a raya.

“Cuando el ego muere, el alma despierta” Mahatma Gandhi

Cómo se desarrolla el ego

El ego nos aporta el sentido de identidad, crea nuestra percepción y nos permite adaptarnos al mundo actual. Se forma desde la percepción sobre nuestra persona que hemos interiorizado a partir de experiencias vividas desde el día que nacimos y se construye sobre la frustración. Es decir, que cuando nuestra necesidades no son satisfechas sanamente, buscará una alternativa para conseguirlo. La individualización en la infancia se hace especialmente visible a los 2 o 3 años de edad, donde suele manifiestarse en modo de rabietas y berrinches, en la adolescencia en forma de “búsqueda de la identidad” y sigue evolucionando con el transcurso del tiempo.

Cuando el ego te domina

El ser humano desarrolla el ego como una medida de protección por miedo al fracaso, el rechazo o las críticas. Lo alimentamos para sentirnos seguros ante dichos atacantes para conseguir la aceptación y los halagos de los demás. Nos puede llevar a crear una falsa realidad de lo que verdaderamente somos, nuestro verdadero yo. Nos impide mostrar quienes somos de verdad con toda nuestro abanico de emociones. Cuando no alimentamos a nuestro ego como él quiere, nos hace sentir emociones negativas como miedo, rabia, tristeza o vergüenza. Cuando no consigues controlar el ego, este pude producir sufrimiento ya que se puede convertir en “insaciable”. Las principales conductas negativas generadas suelen ser de tendencia dominante, agresiva, manipulante, acaparadora, defensiva, soberbia y/o excesivamente orgullosa.

Cito a Deepak Chopra, médico ganador de un premio Nobel y reconocido por sus obras sobre el poder de la mente, cuando dijo “el ego es tu imagen. Es tu máscara social, es tu rol. Tu máscara social crece con la aprobación. Quiere control y es sostenida por el poder, porque vive con el temor”.

Cómo controlar el ego

Procesos de introspección

Para controlar el ego, se requiere realizar procesos de introspección para identificar los mecanismos de defensa que opta el ego y buscar sus orígenes. Reconoce tus valores propios para no depender de las opiniones de los demás. Cuando te sometes a tus debilidades sin la necesidad de taparlas dejarás de luchar contra el ego y su necesidad de aparentar fuerza simulada y desapego emocional. 

Empatía como medicina

Se necesitará estar alerta y salir de la negación del mismo, evitar sacar conclusiones apresuradas y mantener una actitud de “escuchar antes de responder”. Una de mis creencias más fuertes es que la empatía es la medicina que el mundo necesita. Fomentar la empatía nos ayuda combatir la necesidad del ego de superioridad. El mundo no gira entorno a uno mismo y aunque nos gustaría siempre tener la razón, no podemos. Debemos aprender a soltar el control y ser sinceros con nosotros mismo que podemos equivocarnos.

Asertividad para llegar a buen puerto

Analizar el modo en que hablamos nos ayudará a suprimir el exceso de expresarnos con connotaciones como el “yo” en primer lugar. Por ejemplo, yo pienso, yo quiero, mi idea, etc. Este punto no debe confundirse con expresarse de manera asertiva, que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás. Tampoco significa que nos debemos desencaminarnos del amor propio. Como todas las cosas en la vida se trata de tener un equilibrio sin ser rudos a la realidad ni adquirir rasgos nocivos de personalidad. 

“El amor es feliz cuando puede dar algo. El ego es feliz cuando puede quitar algo.” Osho.

Todos merecemos vivir desde la felicidad y por ello debemos evitar ser víctimas de un ego incontrolado que se apodera de nuestra mente, influyendo en nuestros pensamientos y consecuentemente, en nuestros actos. Antes de finalizar este artículo me gustaría que reflexionásemos en la siguiente pregunta con el fin de disminuir conscientemente el acaparamiento de nuestro ego. 

¿Quién soy cuando elimino todo aquello que alimenta mi ego?

Cristina J. Feltström

Foto de @mathieustern de Unsplash

10 señales de una baja inteligencia emocional

10 señales de una baja inteligencia emocional

La inteligencia emocional es en cierto modo intangible en cada persona e influye en nuestro comportamiento y toma de decisiones a nivel personal y social. Tener una baja inteligencia emocional influye negativamente en tu bienestar. Varios expertos defienden que la inteligencia emocional tiene mayor importancia 

Descubre tu capacidad innata para mejorar la autoestima

Descubre tu capacidad innata para mejorar la autoestima

¿Sabias que todos poseemos la capacidad de lograr la eficacia y la satisfacción para un correcto funcionamiento? Tal vez ya sepas que la autoestima es el resultado de la autovaloración que una persona hace sobre sí misma en distintos ámbitos y en diferentes habilidades. Es 

¿Cómo gestionar el enfado?

¿Cómo gestionar el enfado?

¿Te ha pasado alguna vez que te levantas y te sientes apático, sin ganas de hacer nada? A todos nos ha pasado, incluso para algunos podría ser una nefasta rutina. Aparentemente sin ninguna razón nos sentimos mal, desganados e irritables. El día apenas ha comenzado pero tenemos la intuición de que no van ser un buen día. Entonces, ¿qué debemos hacer para no echarlo a perder? Las siguientes cuestiones son válidas para días cuyo ánimo está por los suelos al igual que ante una emoción negativa. Hoy hacemos hincapié en la ira, también denominada como enfado o enojo. Cierto es, cuando uno está sumergido por una emoción negativa, no rendimos igual de bien. A la inversa, cuando uno se encuentra vital y con ganas, es capaz de alcanzar mucho más. ¡El tiempo es irrecuperable así que hagamos un buen uso de él!

¿Qué es el enfado?

En primer lugar decir que el enfado es una emoción completamente natural en las personas. Todos lo hemos vivido, más de una vez en la vida…. probablemente, reiteradas veces. El enfado es un mecanismo de defensa hacia nuestros límites. Es una manera de comunicarnos de que algo nos molesta. No eres una mala persona por enfadarte, lo contrario, te felicito por ser naturalmente humano. Esta emoción primaria nos preparaba prehistóricamente hacia una amenaza, experimentando diversos cambios fisiológicos; el ritmo cardiaco, tensión muscular, hiperventilar, etc. Estos cambios nos preparaban ante una pelea o confrontar a nuestro depredador o enemigo. Sin embargo, para que el enfado no nos haga daño a nosotros ni a otras personas, debemos aprender a gestionarlo.

Si quieres aprender más sobre como entender las emociones, te invito a leer este artículo.

Ser consciente de cómo nos sentimos

Este sería el primer paso. Porque como con cualquier otro sentimiento negativo, no se trata de reprimirlo, si no de aceptarlo y optar una estrategia para salir de él. Lo que está ocurriendo es que tu mente se está enfocando en algo que va mal, algo que no esta funcionando o que se encuentra ausente. Este estado mental te roba la energía. Al sentirnos desbordados por el enfado, hay un proceso que se refleja en nuestras respuestas físicas. Para gestionar la emoción debemos prestar atención a dichas respuestas que se van produciendo en nuestro cuerpo, e identificar alertas o síntomas que nos permitan anticiparnos a la intensidad máxima de la emoción. Sólo así podemos cambiar nuestra respuesta y bajar su intensidad, para ofrecer otra respuesta alternativa más adaptada a la situación. 

Emociones de alta vs baja intensidad

En el caso del enfado, como en otras emociones negativas, se produce mucha energía en el momento que aparece y moviliza la energía corporal en gran medida. Un enfado puede ser muy intenso y ocupar enteramente la percepción de quien lo sufre. El enfado lo percibimos bien cuando se produce pero por ejemplo, al día siguiente, si no hemos solucionado la situación, el enfado puede manifestarse en algún lugar de nuestro cuerpo con baja intensidad como puede ser en modo de tensión. Cuando una emoción tiene una baja intensidad, no la podemos gestionar adecuadamente porque resulta más difícil reconocerla. Si la intensidad es muy alta, nos sentimos fuera de control, tal vez desbordados por la emoción y tampoco la podemos gestionar. Sin autocontrol la persona se encuentra plenamente asociada con la emoción. Tanto que pueda ser inútil razonar, hablar con aquella persona. Cualquier cosa que uno diga o haga, no será receptiva al ello.

¿Cómo bajar la intensidad del enfado?

Existen distintos métodos para bajar la intensidad y así poder gestionar la emoción. Cada método funciona mejor o peor dependiendo de cada persona. En el caso del enfado, encontrar un modo de canalizar la energía  y gastarla activando el cuerpo con algo de ejercicio (un paseo, baile, etc.) automáticamente te sentirás mejor. Te das un tiempo para ti con posibilidad de razonar sobre la situación causante del enfado, dejándolo enfriar. También se puede acudir al metamomento para la regulación emocional, tratándose sencillamente de dar tiempo muerto para que él autocontrol se reactive de nuevo. En otras palabras, es darse una pausa cuando nuestras emociones se desbordan y no nos permiten pensar con claridad. La respiración también es una metodología para la regulación emocional. Respirar de manera consciente, a base de respiraciones lentas y profundas, ayuda a rebajar los cambios fisiológicos de cuando uno está exaltado, regulando así el ritmo cardiaco y te ayudará a hacer frente la situación de una manera asertiva.

Asegúrate de una buena gestión del enfado

Muchas veces nos parece que una vez tranquilizada la persona ya está gestionada la emoción. Sin embargo no es así. Tranquilizar funciona como una anestesia; permite actuar pero no gestiona la emoción. Resulta importante parar y cambiar la percepción de nuestra realidad para no entrar en la exageración o la dramatización de la circunstancias reales. Busca cosas en tu vida de las que te sientas agradecido. Crear el hábito de agradecer ayuda a tu mente a enfocarte en las cosas que te hacen feliz, contrarrestando las cosas negativas. Observa cómo te hablas, como estas razonando sobre la situación. Si utilizas palabras negativas, que están subidas de tono o con un tono apagado y sin ganas, hace que tu estado de ánimo tienda a ser más pesimista, enfadado o depresivo. Recurrir a apoyo en alguien que te aporte positivismo, alguien que te pueda ayudar sea este un familiar, amigo o compañero de trabajo. Siempre disponemos de alguien cercano al quien acudir. El ser humano necesita tener un circulo social de apoyo con él que poder hablar y desahogarse. Muchas veces solamente con poder compartirlo con un ser querido hace que ese sentimiento negativo ceda. 

“La ira: un ácido que puede hacer mas daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte.” – Séneca

Al inicio de este artículo os hablaba sobre la irrecuperabilidad del tiempo. Irónicamente es una de las cosas que más deseamos, tener más tiempo. Por eso es tan valioso, no se puede comprar y por eso no debemos hacer mala gestión de él sumergidos en estados de ira. Para plasmar la significación del mismo, comparto con vosotros el siguiente video sobre la importancia de un segundo:

Me despido de vosotros hasta la próxima semana con la siguiente reflexión… El enfado es una condición en la cual la lengua actúa más rápida que la mente.

Cristina J. Feltström

Foto: @cobrien112 de Unsplash

La importancia del amor propio

La importancia del amor propio

Se han realizado múltiples teorías sobre el significado del amor propio, tanto de signo positivo como negativo. Desde la humildad, modestia y sencillez hasta la vanidad, el egoísmo, el orgullo y la soberbia. Como en todo, hay que buscar el equilibrio y en este caso